Seleccione un buscador
  • POR QUÉ MI VEHÍCULO TIENE PERDIDA DE POTENCIA

    En algunos casos, la reducción de la potencia se debe al desgaste de los principales elementos integrantes del propulsor. Sin embargo, en otros casos, se debe a fallos mecánicos o electrónicos, así como el deterioro de piezas que pueden ser sustituidas con relativa facilidad.

  • Exceso de rozamiento:

    La pérdida de rendimiento no se debe a una merma en el funcionamiento en el motor sino al hecho de que determinados elementos mecánicos sufren una fricción excesiva.

  • Problemas con el encendido en el motor:

    El mal funcionamiento de las bujías suele ser el principal responsable de que la chispa no salte a tiempo y el combustible no se encienda en el momento adecuado. Este fallo puede deberse a múltiples motivos, tales como una mala conexión del cableado o la acumulación de impurezas en el cabezal (carbonilla, óxido, restos de aceite…) No obstante, también puede tener lugar algún otro tipo de problema en diversos elementos mecánicos, como el distribuidor, la tapa del delco o la propia centralita electrónica.

  • Mal funcionamiento de las válvulas del cilindro.

    La principal función de las válvulas es cerrar los cilindros del motor para crear una atmósfera estanca en la cámara de combustión, donde la mezcla de aire y combustible explote, y genere el movimiento necesario en el pistón, cuando las válvulas no funcionan adecuadamente, la explosión de la mezcla no tiene lugar de forma eficaz. Dicho mal funcionamiento puede deberse a:


    Válvula pisada

    Una válvula pisada no cerrará el cilindro correctamente. Este problema puede ser corregido con un sencillo ajuste de esta.

    Rotura del muelle de la válvula

    Cuando el muelle de una de las válvulas se rompe, ésta tampoco cierra el cilindro correctamente.

    Deterioro de la guía de las válvulas

    El desgaste en el carril que sirve de guía para las válvulas impedirá que éstas cierren el cilindro.

    Deterioro de las levas

    El árbol de levas que empuja las válvulas también puede afectar al movimiento de éstas y el consiguiente fallo en el cierre y apertura de los cilindros.

  • Deficiente lubricación del sistema.

    La mala lubricación de las piezas del motor incrementará el rozamiento, por lo que la potencia generada no se transmitirá correctamente a las ruedas. Además, tendrá lugar un desgaste prematuro de las piezas.

  • Incorrecta mezcla del combustible.

    La mezcla de aire y combustible en la cámara de combustión debe estar correctamente equilibrada, tanto si se trata de un motor diesel como gasolina.

  • Si hay demasiada presencia de combustible (mezcla rica), la combustión tendrá lugar con mayores dificultades por la ausencia de suficiente aire. Además, se disparará el consumo.
  • En el caso de que la mezcla tenga excesiva cantidad de aire (mezcla pobre), se produce una pérdida de potencia y el aumento de la temperatura del motor.
    • La pérdida de potencia o mayormente conocido como ralentí, es provocado por muchos factores que afectan los diferentes componentes del automóvil. Para comenzar haciéndonos una idea de por qué se produce la perdida de potencia, debemos de tener en cuenta que en las cámaras de combustión se da una mezcla de combustible y aire, que luego de un proceso químico se crea una explosión de gas que mueve los pistones, todo este proceso surge a su vez, gracias a las chispas que generan las bujías en los motores de gasolina y por la presión del Diesel; ya sabiendo lo anterior podemos establecer las condiciones aptas para que no se provoque una pérdida de potencia, entre las cuales encontramos:

    • El que llegue suficiente aire y/o combustible.
    • El que los complementos que ayudan a la reacción química funcionen de manera correcta

      Lo primero que se debe de descartar al momento de notar una pérdida de potencia son los rodamientos, los frenos, de los cuales uno puede estar mal posicionado y tocan los discos o un cable de freno de mano tensado que puede que tiene un constante roce aun así estando la palanca bajada, estos elementos pueden crear un ralentí en tu vehículo pudiendo provocar que un freno en el automóvil provocando que el motor avance con menos potencia.

      En la cámara de combustión se da una mezcla de combustible y aire que tras un proceso químico crea una explosión de gas que mueve el pistón.

      Al tener algún problema de suministro de aire el motor no tiene suficiente oxígeno para quemar el combustible perdiendo potencia, esta carencia en particular puede ser por varios motivos entre los cuales está:

    • Inyectores sucios.
    • Filtro de aire.
    • Caudalimetro.
    • El turbo.
    • El sensor del turbo.
    • Bomba de combustible.
    • Bujías.
    • Descompensación de cilindros.
    • Estiramiento de la cadena de distribución.
    • Problemas en el control de estabilidad.

Al primer indicio falla, perdida de potencia se recomienda revisar de manera superficial en primera instancia para posteriormente acudir con un especialista que realice el análisis y recomendaciones correspondiente, se solicita no manipular los componentes del vehículo evitando así ocasionar cualquier tipo de daño.

Debido a las extensas cuarentenas a las que nos hemos visto sometidos con el fin de disminuir los niveles de contagio, dentro de este marco los vehículos diésel han sufrido innumerables fallas gracias a los pocos trayectos que pueden recorrer es por esto que te enseñaremos cómo cuidar de tu vehículo durante la pandemia.

Para que el filtro de partículas realice la regeneración debe de mantener una temperatura alta durante un periodo determinado de tiempo, se puede realizar esto de manera pasiva sin necesidad de circular realizando un calentamiento al motor con tan solo arrancar el mismo, de esta manera harás que el motor trabaje y a su vez los componentes puedan “respirar” de manera correcta.

Si es el caso en el que puedas salir de casa puedes circular durante unos 15 a 20 minutos sin pausas reiteradas a 2000 rpm ayudando a la regeneración del filtro impidiendo que el carboncillo del combustible atrofie los diferentes componentes del vehículo.

  • ¿Qué es un filtro de combustible?

    La principal función de los filtros de combustible y los filtros decantadores es separar el agua del combustible y otras impurezas que contenga. El filtro de combustible se obstruye y no funciona bien muchas veces porque no se ha cambiado cuando corresponde o bien porque se ha obstruido prematuramente por mala calidad de carburante, la forma de conducir, la humedad ambiente excesiva entre otros factores ambientales que pueden alargar o acortar la vida del filtro de combustible.

    El filtro decantador tiene que filtrar impurezas que dañarían el motor de no estar presente el filtro, por eso es muy fácil que se ensucie rápidamente. Cuando un filtro de combustible está sucio u obstruido siempre va a afectar a la calidad de la combustión, la bomba de combustible y todo lo relacionado con la entrada del combustible y suciedad al motor.

    • ¿Cuál es la función principal del filtro de combustible en mi vehículo?

      En los vehículos diésel el filtro de combustible se encarga de eliminar la humedad y evitar la corrosión de las piezas metálicas, si el filtro acumula mucha suciedad, puede llegar a obstruirse impidiendo que el carburante llegue al motor, en cambio si el filtro deja pasar las impurezas aumentará la fricción entre las partes móviles del motor, haciendo que estas se desgasten más rápido, en este caso las válvulas, la bomba de presión y/o los inyectores serán los más afectados dentro de los desgastes.

    • Cuáles son los principales síntomas de fallas de un filtro de combustible

      Los principales problemas que afectan un filtro de combustible provienen en su mayoría de la suciedad, el uso diario del vehículo produce un desgaste en el filtro, en el cual se van acumulando diferentes residuos, con el tiempo estos residuos generan una pantalla la cual obstruye la correcta circulación del combustible. La mala circulación del combustible provoca que los inyectores o la bomba de presión no funcionen de la manera apropiada.

    • Pérdida de potencia del motor:

      La mezcla de aire y combustible en la cámara de combustión debe estar correctamente equilibrada, si hay demasiada presencia de combustible, la combustión tendrá lugar con mayores dificultades por la ausencia de suficiente aire aumentando considerablemente el consumo del combustible. De ser el caso en que la mezcla tenga excesiva cantidad de aire, se produce una pérdida de potencia y el aumento de la temperatura del motor.

    • Dificultad de arranque:

      Si el filtro de combustible esta obstruido totalmente no dejará pasar combustible y el vehículo no arrancará, si está obstruido parcialmente le será difícil arrancar de manera correcta.

    • Problemas en la aceleración:

      Cuando el vehículo requiera de mayor cantidad de combustible y no pueda pasar lo necesario una de las principales razones será por la obstrucción del filtro con residuos no tratados dentro del mismo, en base a esto, la mantención del vehículo será aún mayor.

    • Ralentí inestable.

      Esto puede ocurrir cuando el coche ha estado parado mucho tiempo, ya que el combustible se ha deteriorado generando muchas partículas que entran en suspensión al arrancar el motor y durante la marcha se van acumulando en el filtro y terminan tapándolo y es cuando el coche se detiene totalmente por falta de carburante.

    • Incremento del consumo de combustible:

      Al estar el filtro obstruido no entra la cantidad de gasolina adecuada y nuestro motor necesita más carburante para hacer funcionar el vehículo, incrementándose el consumo del mismo.

      Todos estos síntomas son parecidos a cuando se tiene el sistema de combustible y los inyectores sucios de carbonilla, ya que provocan malas combustiones por una mala mezcla de aire-combustible.

    • Ruido del motor:

      Un filtro sucio provoca ruidos extraños desde el motor, al momento de comenzar anomalías en el ronroneo del motor acudir rápidamente a tu centro mecánico de confianza.

    • El vehículo se detiene:

      Si reduce la velocidad y el vehículo se detiene, puede deberse a que el filtro de combustible ha dejado de retener impurezas y ha permitido que entre suciedad en el sistema esto es debido a que el combustible se deteriora y transporta muchas partículas, este problema suele ser más común después de que el vehículo está parado durante mucho tiempo, lo antes mencionado también puede suceder mientras el vehículo se encuentre en circulación gracias a que la poca llegada de combustible al motor o bien combustible contaminado puede generar una pérdida de potencia con potencial detención.

    • Importancia del filtro de combustible

      Los filtros de combustibles son un sistema que retiene todo tipo de partículas contaminantes y otras sustancias, entre ellas el agua, evitando que pasen a ser parte de la combustión dando una mayor durabilidad al motor del vehículo. Con un filtro de combustible en buen estado se puede asegurar una alta durabilidad en el motor del vehículo, la importancia de una buena instalación del filtro de combustible recae en que el combustible se inyecta en la cámara de combustión a través de pequeños orificios a alta presión que poseen los inyectores, por ende, si alguna partícula ingresa a estos puede generar una obstrucción en el inyector provocando una falla en estos.

      Si de por sí los motores de Diesel son mucho más sucios que los de gasolina, la limpieza y mantenimiento debe de ser cada cierto kilometraje indicado por el fabricante, debido a que estos generan muchos residuos que debe de ser retenido por el filtro de combustible, debido a estas circunstancias es que el filtrado de diésel es más importante, ya que, un sistema de inyección diésel está diseñado al micrómetro, vale decir tiene espacios muy reducidos entre piezas mecánicas por lo que, cualquier partícula que no sea filtrada provocará un fallo en los componentes del vehículo.

      El diésel es higroscópico, esto quiere decir que absorbe el agua y a su vez, el agua genera corrosión, oxido y roturas en los inyectores afectando a su vez, el motor del vehículo. El agua en el diésel se genera por la condensación que se crea en los tanques de las gasolineras independiente de que estas posean un sin número de filtros, siempre existen los casos en los que el agua pasa a través de ellos en menos medida.

    • ¿Cuándo debo de realizar el cambio de mis filtros?

      En su mayoría, los fabricantes recomiendan realizar un cambio de filtro a los 60.000 km, pero siempre es mucho más recomendable realizarle mantenimiento a los 30.000 km, de esta manera, evitamos futuros problemas y un gasto excesivo de dinero en reparaciones que pudieron haber sido evitadas con anterioridad, nunca está de más recordar que todos estos procedimientos deben de ser realizados por especialistas.

    • Cómo funciona un filtro de combustible

      Para asegurar que todo el combustible que llega al motor está limpio, debe pasar a través de uno (o dos) filtros diseñados para atrapar y retener las “impurezas” presentes. Esa suciedad puede incluir sedimentos que se acumulan en el fondo de un depósito con el tiempo. Este afecta incluso a los vehículos nuevos si se reposta desde una gasolinera con un tanque de almacenamiento subterráneo que se ha llenado recientemente y se ha “removido” de manera correcta.

      El filtro está ubicado en el depósito, donde puede o no ser parte del conjunto de la bomba de combustible o puede montarse en el bastidor, fuera del depósito, donde está rodeado por un escudo protector. Muchos vehículos están equipados con dos filtros: uno dentro del propio depósito y otro fuera del, en algún lugar a lo largo de la línea de combustible.

    • ¿Qué es el turbo y cómo funciona?

      El turbo es un componente en todos los vehículos o equipos con motor diésel. El funcionamiento básico del motor turbo es sencillo, el gas producido por el motor se utiliza para transmitir más potencia al motor, aumentando la eficiencia en la combustión gracias a la inyección adicional de aire.

    • ¿Cómo puedo cuidar la vida útil del turbo?

      Cuando se enciende el turbo, se deben tener en cuenta varios factores para prolongar la vida útil de esta pieza y evitar fallas. Arrancar el automóvil correctamente para que el turbo esté bien lubricado, esto se logra con algunos minutos de inactividad o ralentí, los cuales pueden ser suficientes. Mientras tanto no gire con el motor frío (por debajo de 80-90 °C), especialmente al arrancar en invierno. No aplique fuerza innecesaria hasta que el turbocompresor haya alcanzado la temperatura. De lo contrario, en la mayoría de los casos, la falla ocurrirá dentro de los 5 años. Lo mismo sucede cuando estacionas tu auto. Es fundamental dejar el motor en ralentí durante unos minutos. Como resultado, una turbina suficientemente enfriada y lubricada se ralentizará por sí sola. De lo contrario, el turbo puede fallar a largo plazo. Tenga especial cuidado al conducir con fuerza, ya que mantener altas las revoluciones puede hacer que el turbo se caliente demasiado. Y cuando se detiene de repente, sigue girando por su propia inercia, pero sin el lubricante (yo uso el propio aceite del coche), hay menos fricción.

    • ¿Cómo detectar problemas en el turbo?

      Dentro de los principales problemas que pueden generarse por un turbo dañado encontramos:

      Humo azul en el escape: Este es uno de los síntomas más frecuentes en el turbo, el eje del turbo gira sobre unos casquetes herméticos de bronce que flotan sobre el aceite. Cuando se presentas fugas se pasan a la admisión subiendo el consumo de aceite siendo esta la razón y el humo de color azul que expulsa el vehículo por el tubo de escape. Si este fenómeno estalla de golpe es mucho más perceptible a la vista.

      Ruidos extraños: Esto sucede cuando el eje del tubo está mal lubricado, el desgaste por rozamiento puede fracturar los extremos de las alabes de la turbina. Si hay un ruido extraño en el vehículo, es recomendable acudir a su taller de confianza, el omitir estas advertencias podría provocar que las partículas lleguen a los cilindros y el daño sea mayor. Si el sonido es más agudo, aumenta o disminuye la función a la velocidad del motor, puede ser que hay una holgura en los casquetes sobre los que va montado el eje, también puede ser por fallas en la lubricación.

      Fallo del motor: El turbo debe trabajar bien limpio y lubricado, cuando aparece demasiada carbonilla, el sistema suele avisar del agarrotamiento de la geometría variable. Cuando pises el acelerador, este no responderá como es debido (el turbo no entra en funcionamiento y el vehículo pierde fuerza) ya que la propia electrónica impide que actúe para evitar mayores daños.

      Caída en las prestaciones: El control de presión del turbo se realiza mediante una membrana, si esta se perfora, la presión del soplado será irregular, se activará el conocido modo de emergencia y el vehículo no funcionará como es debido, en estos casos al igual que los anteriores, al ser detectados se recomienda acudir a su taller mecánico de confianza para evitar daños mayores en el vehículo y su funcionamiento.

      Silbidos frecuentes: Los mangos y abrazaderas pueden aflojarse o agrietarse a causa de constantes cambios de presión, esto se puede indicar cuando el motor realice un sonido similar al de un silbido, aumentando su sonido al acelerar. Es muy normal que este sonido no sea percibido de manera fácil debido a los constantes sonidos que hay a nuestro alrededor, por lo que se recomienda estar al pendiente de los diferentes sonidos que emite nuestro vehículo y ante cualquier anomalía en ellos acudir de manera inmediata a un taller mecánico de confianza.

      Estos son unos de los problemas más comunes que puede presentar la falla de un turbo por lo que siempre es recomendable el atender las necesidades del vehículo y realizar una mantención según corresponda por fabricante, en caso de que estos problemas se generen antes de las indicaciones que cada fabricante destina acercarse a un taller mecánico de confianza.

      Estos síntomas antes mencionados puedes llevar a una posible rotura de nuestro turbo por lo que se recomienda precaución y cuidados para evitar estas costosas reparaciones.

    • Lubricación de un turbo, es clave.

      La mayoría de las fallas que pueden presentarse en un turbo pueden de ser evitadas con un correcto mantenimiento, no solo al turbo, sino que también a los otros componentes que se encuentran en nuestro vehículo.

      El aceite de motor es uno de los elementos más comunes que debemos de revisar en nuestro vehículo. Si existe un insuficiente cambio de aceite de motor, se provocará la falta de lubricación en el turbo. Si esto ocurre, las piezas se estropean debido a la fricción.

      Para cuidar el turbo es clave un buen mantenimiento del aceite, si no se cambia el filtro y el aceite cuando es debido, puede contener impurezas que acaben llegando el turbo y dañándolo.

    • ¿Qué es el humo negro?

      Esto principalmente sucede cuando la mezcla de combustible y aire no se realiza correctamente, ese color negro aparece cuando en el momento de la combustión hay un exceso de combustible con respecto a la cantidad de aire que entra en el cilindro, y por lo tanto, hay parte de ese carburante que no llega a explosionar, esto ocasiona que se acaba quemando siendo su resultado que mediante el tubo de escape salga este combustible que finalmente, no se pudo utilizar de manera correcta generando grandes pérdidas a lo largo del tiempo.

      El humo negro se puede deber a un exceso de inyección de combustible o que el filtro de aire se encuentre demasiado sucio no dejando que pase aire al motor. Suele suceder en los vehículos diésel que el humo negro es confundido con las partículas, pero gracias al filtro de partículas de euro 4, 5 u 6, estas pueden evitarse descartando rápidamente esta opción.

      El que el carburante quedé carbonizado no solo puede traer a una pérdida de dinero debido al alto gasto de combustible, sino que puede afectar en el filtro de partículas o en el catalizador provocando que a largo plazo no puedan realizar su labor de manera correcta afectando a la mayoría de los componentes que posea el vehículo aumentando en sobremanera los gastos para la reparación del vehículo mismo.

      Para evitar que este humo aparezca se recomienda realizar una mantención especificada por cada fabricante, Dentro del humo negro también podemos encontrar que la mayor parte de las veces se debe a un problema con la válvula recirculadora de gases (EGR) cuando se pisa el acelerador debería de cerrarse dejando pasar únicamente aire limpio al cilindro con el fin de acelerar la el ardor del exceso de combustible, si esta no se cierra el carburante seguirá mezclándose con el gas de escape recirculado, al tener menos oxígeno, el diésel no se quemará por completo y provocará que el humo salga de este color negro.

      Entre las causas más comunes podemos encontrar:

      El filtro de aire está sucio. El reglaje de las válvulas no tiene holgura suficiente. Hay una fuga en la válvula de escape. El motor está sobrecargado. Los inyectores están sucios o atascados. El combustible tiene un índice bajo de cetano. La presión de los cilindros es baja. La cámara de combustión está sucia. La bomba de inyección tiene un reglaje inadecuado y el caudal de la inyección es excesivo.

      En caso de cualquier signo de humo negro que pueda presentar su vehículo se le recomienda y recuerda acudir a un especialista.

    • ¿Qué es el humo blanco?

      El que un vehículo suelte humo blanco por el tubo de escape normalmente se debe al sistema de inyección, este humo blanco es vapor del diésel, si la bomba de inyección está fuera de punto o inyecta el combustible demasiado pronto o demasiado tarde, en vez de arder por la compresión que hay en el cilindro, solo se quema una parte mientras que el resto se evapora.

      Si el automóvil no posee bomba de inyección, el humo blanco puede que se deba a que la cámara de combustión está muy fría, es muy seguro que el calentador esté en mal estado.

      Poco humo y no muy espeso (Que se dispersa fácilmente) es normal al encender el motor, sobre todo en épocas de invierno, al quemar hidrocarburo diésel se genera vapor de agua; al apagar el propulsor, el frio del exterior se condensa el vapor y hace que quede agua en el tubo de escape.

      Cuando el motor arranca y sube la temperatura se evapora nuevamente el agua del tubo de escape y sale ese humo blanco, el cual no debe de ser mucho, si este problema persiste puede ser parte de la refrigeración, parte del anticongelante entra en el cilindro y se mezcla con el combustible; este humo tiene un aroma peculiar y suele venir acompañado de fallos de temperatura, lo más probable es que la junta de culata esté dañada y haya que sustituirla.

      Por ello nuevamente se recomienda que ante cualquier inconveniente o tipo de falla recurrir a un taller mecánico de confianza.

    • ¿Qué es el humo azul?

      Cuando del tubo de escape sale humo de color azul y con un olor un tanto a tostado lo que ocurre es que está ingresando aceite en la cámara de combustión, dentro de los motivos podemos encontrar estos cuatro:

    • La junta de culata puede encontrarse en mal estado y pase aceite de la distribución al cilindro número 1, de ser el caso suele aparecer siempre.
    • Si el turbo está gastado y el aceite que lubrica su eje se cuele en el circuito de admisión, el humo saldrá incluso al acelerar fuerte y cuando el vehículo se encuentre parado en ralentí.
    • Si los retenes de las guías de válvulas se encuentran gastados, el humo saldrá por el escape al momento de soltar el acelerador y el vehículo se retenga, esto se debe a que se genera vacío en los cilindros, absorbiendo el aceite que resuma por las válvulas.
    • Si el motor se encuentra gastado, normalmente, los segmentos del pistón pueden presentar problemas, en este caso el humo suele salir siempre, pero más al acelerar. Lo que sucede es que no hay un cierre hermético entre el pistón y la pared del cilindro y el aceite de lubricación pasa a la cámara de combustión.

Suele suceder, al circular con el vehículo se puede observar que el tubo de escape expulsa una cantidad de humo no convencional y normalmente es debido a que algún elemento del motor no se encuentra funcionando de manera correcta.

    • ¿Cómo evitar que un turbo deje de funcionar?

      Para evitar averías en el turbo es necesario mantener un correcto mantenimiento que puede alargar la vida del turbo. El turbo de los motores de los vehículos tiene que trabajar a temperaturas muy altas, tragar fuego y comprimir aire, girar a revoluciones que hacen que la punta de sus álabes se acerque a la velocidad del sonido.

      Cómo evitar averías en el turbo:

      Mantenimiento: Con un mantenimiento correcto el turbo puede superar los 250.000 km, de ser el caso contrario y que la mantención sea escasa o nula se puede de evitar el taller y sobre todo gastos innecesarios. Utilizar aceites de calidad: EL utilizar aceites de buena calidad puede alargar la vida de tu turbo, esto es debido a que los aceites de mucha mejor calidad están testeados y aprobados por los diferentes fabricantes dando mayor garantía. Buscar el calor: Al arrancar, se debe de buscar calor por ello no se debe de acelerar cuando el vehículo aún se encuentra frío, desde que se enciende el vehículo hasta que el turbo está completamente lubricado pasan 4 minutos, el aceite adquiere una viscosidad adecuada en unos 10 minutos. Detención: Al detenerse se debe de refrigerar, si el aceite se carboniza por un exceso de temperatura, las partículas astillaran las partes del turbo, para evitar esto, no se debe de apagar el motor inmediatamente, dejarlo encendido un par de minutos para que el aceite pueda fluir de manera fluida. Manguitos: Revisar los manguitos de refrigeración y del turbo de vez en cuando, con esto puedes evitar los futuros roces, las grietas o las abrazaderas mal apretadas. Descarbonizar: Descarbonizar el motor cada cierto tiempo, ya sea con marchas cortas o pisando fuertemente el acelerador en carretera (Sin superar el limite de velocidad establecido en el lugar) así se podrá mantener el limpio el sistema de escape, el motor se encontrará libre de carbonilla y también ayudará al mantenimiento de otros elementos como la válvula EGR o el filtro antipartículas

      Los problemas en el turbo pueden ser evitados y en la mayoría de los casos se deben al poco conocimiento que pueden poseer los consumidores de este tipo de autos, es por ello que ante cualquier anomalía se aconseja dirigirse al taller o especialista de confianza.

    • Fuga de gases: problemas y reparaciones.

      En los autos más modernos suele ser menos gracias a que los motores luego de mejorías comenzaron a ser más eficientes que los antiguos los cuales sufren de mayores fugas de gases en el sistema de gases de escape.

      Las dos principales causas de las fugas de gases son:

    • La posición del tubo de escape: Al encontrarse en el centro de parte inferior del vehículo el tubo de escape soporta todos los golpes y rasguños durante el manejo, lo que causa un deterioro con el paso del tiempo.

    • Problema con el catalizador: El objetivo del catalizador es muy beneficioso, este dispositivo, que no se encuentra en modelos más antiguos, el catalizador se encarga de convertir los gases tóxicos de la combustión en sustancias en sustancias menos nocivas, como el vapor de agua y dióxido de carbono el cual presenta un problema.

      El vapor de agua producido por el convertidor catalítico no se expulsa en los trayectos cortos porque el motor no se ha calentado lo suficiente como para ser efectiva, lo que significa que el vapor de agua se condensa y vuelve a convertirse en agua. El azufre, otro elemento de las emisiones del motor, puede formar un ácido corrosivo susceptible de erosionar el tubo de escape.

Dentro de los efectos negativos de las fugas del tubo de escape se pueden generar muchos efectos negativos, los efectos más obvios son un menor rendimiento del combustible debido a las fugas y el fuerte ruido que es acompañado por estas.

El segundo efecto secundario más grave y que en muchas ocasiones se ha vuelto mortal, es el envenenamiento por monóxido de carbono, este es liberado durante la combustión siendo un gas incoloro, incluso en una cantidad muy reducida puede provocar daños a la salud e incluso la muerte.

Los efectos en ambos casos se deberán a la mala mantención que los vehículos poseen, con una buena mantención y los cuidados apropiados todos estos efectos negativos pueden ser evitados con anterioridad.

    • ¿Cómo detectar un aceite contaminado?

      El aceite del motor se deteriora con el uso del motor, y el filtro que trabaja con él se bloquea con las partículas contaminantes. Ambos ocasionan un mal rendimiento del vehículo, entonces es necesario cambiarlos para garantizar el funcionamiento óptimo del vehículo.

El aceite contaminado puede ser debido a muchos factores, entre ellos:
    • Una acumulación de carbonilla en el motor puede dañar rápidamente el aceite nuevo.
    • Contaminación del aceite nuevo mientras se llevan a cabo reparaciones (accidental).
    • El filtro del aceite está bloqueado o dañado o si es de baja calidad.
    • El aceite degradado causado por las temperaturas excesivas o los prolongados intervalos entre cambios de aceite.
    • Desgaste del motor, que deja depósitos en el aceite.
    • Combustible o agua mezclándose con el aceite.
    • Señales de contaminación del aceite

      Debido a las extensas cuarentenas a las que nos hemos visto sometidos con el fin de disminuir los niveles de contagio, dentro de este marco los vehículos diésel han sufrido innumerables fallas gracias a los pocos trayectos que pueden recorrer es por esto que te enseñaremos cómo cuidar de tu vehículo durante la pandemia.

      Para que el filtro de partículas realice la regeneración debe de mantener una temperatura alta durante un periodo determinado de tiempo, se puede realizar esto de manera pasiva sin necesidad de circular realizando un calentamiento al motor con tan solo arrancar el mismo, de esta manera harás que el motor trabaje y a su vez los componentes puedan “respirar” de manera correcta.
      Si es el caso en el que puedas salir de casa puedes circular durante unos 15 a 20 minutos sin pausas reiteradas a 2000 rpm ayudando a la regeneración del filtro impidiendo que el carboncillo del combustible atrofie los diferentes componentes del vehículo.

    • Señales de contaminación del aceite
    • Marcas en las piezas de empuje.
    • Marcas en los cojinetes.
    • Marcas en el diámetro del eje de la turbina producidas por los cojinetes y en el propio cojinete.
    • Olor a combustible en el aceite.

Cabe agregar que, si los niveles de aceite son bajos o si se utiliza el aceite incorrecto esto puede causar un fallo prematuro en el turbo, acortando su tiempo de durabilidad.

  • CONTAMINACIÓN DE ACEITE CON AGUA

    La contaminación del aceite por agua es uno de los problemas más frecuentes que se ve en todo tipo de vehículos, el agua entra por la condensación de la humedad del aire que ingresa al tanque de aceite, empaquetaduras o sellos deteriorados, residuos de medidores o bidones lavados con agua, fisuras en los enfriadores, entre otros, el agua al ingresar contiene sales y otros minerales que causan corrosión en los componentes por ende cabe recalcar que toda el agua que entra al motor es sumamente dañina para el aceite y el equipo.

    El agua puede presentarse en el aceite de tres formas:

    1-Disuelta: Se caracteriza por moléculas individuales dispersadas en el aceite, como la humedad en el aire. Las moléculas son tan pequeñas que no se las puede ver. 2-Emulsificada: Una vez que se termina de saturar el aceite, el agua queda suspendida en gotas microscópicas en una forma conocida como emulsión. Este nivel de contaminación es visible y se ve el aceite como “Lechoso”. 3-Libre: Cuando la cantidad de agua sobrepasa de lo que puede mantenerse en forma Emulsificada, empieza a acumular una parte de esta libremente en el fondo del envase, reservorio, o cárter.

    Las formas más dañinas para el sistema de lubricación son la emulsificada y la libre, la diferencia de consistencia y compresibilidad entre el aceite y el agua pueden causar más de una rotura de la película hidrodinámica, permitiendo el contacto entre las piezas involucradas.

    De los antes mencionado podemos comprender que el daño que causa al aceite comienza primeramente cuando empieza a degradarlo atacando primero los aditivos provocando una precipitación de estos. Algunos aditivos pueden formar compuestos ácidos causando una corrosión y posterior rotura.

    De los antes mencionado podemos comprender que el daño que causa al aceite comienza primeramente cuando empieza a degradarlo atacando primero los aditivos provocando una precipitación de estos. Algunos aditivos pueden formar compuestos ácidos causando una corrosión y posterior rotura. En el caso de los daños que sufren los componentes del vehículo podemos encontrar que cuando el aceite contiene agua aumenta la viscosidad en sobremanera, reduciendo la fuerza y disminuyendo el flujo, permitiendo el contacto entre piezas bajo presiones. El ingreso de al menos el 1% de agua en el aceite puede acortar la vida útil de los cojinetes en un 90%.

  • ¿Qué es un filtro de partículas?

    El filtro de partículas o DPF (por sus siglas en inglés) está ubicado en el tubo de escape, el cual es el encargado de retener en sus paredes porosas las partículas sólidas que generan los motores (Hollín) para así reducir los niveles de contaminación que tienen los vehículos.

    Cuando el filtro se satura de estas partículas comienza un proceso de regeneración en el cual las incinera de manera autónoma, por ello, cada cierto kilometraje (300 a 400 km) se inyecta una mayor cantidad de carburante del que ya está inyectando y así la temperatura de los gases de escape aumenta por sobre los 600°, así logrando quemar las partículas acumuladas.

    Es gracias a este filtro que los vehículos diésel comenzaron a disminuir notablemente el humo negro que emanaba desde sus tubos de escape.

    En la actualidad los vehículos diésel, en su mayoría, cumplen las normas de contaminación euro 5 y 6, en cambio, los vehículos que son anteriores al 2006 es muy probable que no posean y que no cuenten con el cumplimiento de estas normas.

  • ¿Qué tipo de filtros de partículas existen?

    Existen dos tipos de filtros de partículas, los cuales son:

    Filtro de partículas sin aditivo: Este es el más común entre los dos, suele estar ubicado cerca del motor, específicamente tras el colector de escape, pegado al tubo, de esta forma el corto recorrido que realizan los gases de escape entre el motor y el filtro de partículas permite que la temperatura de los gases siga siendo lo suficientemente alta para la combustión de las partículas.

    La vida útil de este filtro es la misma que posee el vehículo. Existen también sistemas que poseen una inyección de diésel antes del DPF, estos se encuentran más alejados del motor yal inyectar el diésel este se quema hasta alcanzar la temperatura necesaria para quemar las partículas del filtro.

    Filtro de partículas con aditivo: Este filtro es utilizado por muy pocos fabricantes como sería los HDi de PSA, Peugeot-citroën, entre otros, en estos casos el filtro estaría más alejado del motor, de modo que para que se pueda lograr la temperatura que incinera las partículas se añade un aditivo de diésel el cual se activa al entrar en contacto con las partículas dentro del filtro, es por esto que se debe de llenar el depósito de aditivo cada cierto tiempo.

    El relleno de depósito se realiza en una media de los 100.000 KM.

  • ¿Por qué se satura el filtro y cómo identificarlos?

    Todo vehículo y motor tiene sus razones por las que el filtro DPF se puede saturar, dentro de las razones podemos observar:

    Tasa de partículas generadas por el motor.
    La calidad del combustible o del aceite.
    El estilo de conducción.
    Ubicación del filtro en el sistema de escape.

    Todos estos factores pueden contribuir a que el filtro se bloquee más fácilmente o que incluso cueste más regenerarse completamente.
    En general, los problemas se producen en vehículos que circulan habitualmente en entornos urbanos con trayectos cortos y a bajas revoluciones, donde el proceso de regeneración no llega a ser completado como también en los vehículos con sistema FAP que poseen mucho kilometraje y poco o casi nulo mantenimiento provoca que los filtros fallen y se saturen al no poder realizar una regeneración completa.

  • ¿Cómo prevenir que se sature el filtro antipartículas?

    ATENCIÓN CON LOS LUBRICANTES UTILIZADOS
    Al no utilizar un aceite correcto y apto para el motor de tu vehículo puedes aumentar la acumulación de hollín que se presenta en el filtro antipartículas, los lubricantes LOW SAPS (Sulfated ashes phosphorus Sulfur) dejan un nivel bajo de cenizas sulfatadas, fósforo y azufre los cuales al ser índices tan bajos de concentración no perjudican el funcionamiento de sistemas postratamiento de los gases de escape. Gracias a esto y otras variantes el funcionamiento de los vehículos mejora sobre todo en los catalizadores y los filtros antipartículas cumpliendo a su vez, la norma Euro de emisiones correspondiente.

    USAR COMBUSTIBLES DE CALIDAD
    El utilizar combustible de baja calidad puede afectar de manera significativa el rendimiento de tu vehículo, si de por sí te ahorraras un poco más de dinero, la falla de tu vehículo puede ser de un coste mucho más elevado, es por esto que se recomienda en su totalidad el utilizar combustible de calidad evitando de esta manera que las impurezas que podría presentar el combustible afecten los filtros y provoque una pronta saturación de los mismos.

    CONDUCCIÓN URBANA
    Los vehículos Diesel están diseñados para recorrer extensos tramos a una velocidad relativamente alta, es por esto que el uso de estos en sectores urbanos limita demasiado los componentes del vehículo experimentando una acumulación mucho más rápida de hollín en el sistema FAP, todo esto es debido a que la regeneración no puede ser completado en un tramo de conducción tan corto, para que esto suceda la temperatura debe de estar en torno a los 600ºC por lo que los viajes cortos y baja conducción a alta velocidad no proporcionará al sistema de escape una temperatura suficientemente alta como para iniciar o completar una regeneración del sistema DPF, por lo que todo lo antes mencionado provocaría que los filtros se bloqueen con mayor rapidez.

  • ¿Cómo alargar la vida de un filtro de partículas?

    Evitar apagar el motor: Este es una de las principales causas de fallas en el filtro, para poder alargar la vida útil de estos lo más recomendable es que luego de altas velocidades o de extensos recorridos se deje el menos unos 10 minutos el motor encendido para que la regeneración se lleve de manera correcta.

    Lubricante: Prestar atención al lubricante, los filtros de partículas suelen emplear un aceite Low Saps (Bajo en cenizas, fósforo y azufre) preparado para soportar la suciedad que produce el aceite cuando se inyecta más carburante del necesario en la regeneración.
    Si bien este lubricante es un poco más costoso que los otros del mercado la vida útil de tu filtro se extenderá considerablemente.

    Mantenimiento: Los vehículos vienen con un manual en el cual establece cada cuánto kilometraje debe de realizarse una mantención, respetando estos tiempos no solo el filtro aumentará su vida útil, sino que los otros componentes del vehículo también.
    Trayectos cortos: Evitar realizar trayectos cortos es una de las principales maneras de poder aumentar la vida útil de tu vehículo esto debido a que el motor no alcanza la temperatura necesaria, el filtro debe de llegar a una temperatura mayor a los 600° para funcionar, evidentemente en trayectos cortos el filtro de partículas se mantiene frío por lo que no puede funcionar adecuadamente.
    Salir: Salir a carretera de vez en cuando, cuando se utiliza un vehículo diésel únicamente en ciudad aumenta las fallas no solo en el filtro de partículas sino también en los diferentes componentes del auto, en ciudad el filtro acumula muchas partículas sólidas y al trabajar a poca temperatura el escape, el motor debe realizar regeneraciones activas cada poco tiempo. Es por lo antes mencionado que es recomendable transitar por carretera cada 1.000 kilómetros a 2.500 rpm, de este modo el motor puede realizar las regeneraciones de manera correcta.

  • ¿Qué es más conveniente, limpiar o reemplazar un filtro?

    Los talleres de reparación de vehículos siempre ofrecen a los clientes la limpieza del filtro ya que esta es mucho menos costosa y en muchos casos es efectiva y duradera, no obstante, tras la limpieza de bañera de fluidos, el filtro sigue sin realizar su función, de modo que la solución más viable es realizar un cambio en el filtro, se recomienda utilizar filtros originales de la marca del vehículo, esto es debido a que en el mercado se ofrecen filtros no originales de menos calidad que los alternativos autorizados por los fabricantes, en su mayoría los filtros no originales dan un mayor problema en el vehículo generando problemas en los componentes una vez instalados.

    Por esta y más razones como solución a este problema que aqueja a muchos de los conductores de vehículos diesel es que se recomienda llevar el filtro a un laboratorio experto el cual pueda dictaminar si con una limpieza el filtro puede alargar su vida útil o si es necesario realizar la adquisición de uno nuevo.

  • ¿Qué es el filtro de aire?

    El filtro de aire es el elemento básico del motor y se encarga de que el aire que llega al cilindro y se mezcla con el combustible esté completamente limpio y libre de impurezas. De lo contrario, diferentes partes del motor se contaminarán y eventualmente sufrirán daños irreparables. A medida que avanza la tecnología y los fabricantes desarrollan vehículos de nueva generación, su precisión y sensibilidad continúan mejorando para lograr una mayor eficiencia y rendimiento al tiempo que se reducen el consumo y las emisiones contaminantes. Por tanto, el buen funcionamiento de sus elementos es fundamental, y para ello, el mantenimiento es la clave. Para lograr todo esto, es importante que el proceso de combustión de la mezcla aire-combustible sea óptimo, por lo que la función del filtro de aire es crucial. Con aire limpio, también podemos optimizar el rendimiento del motor, evitar averías y mantener limpio el aceite lubricante.

    Además, a diferencia de otras partes del vehículo, el filtro de aire no es una pieza de recambio cara o complicada, por lo que merece la pena invertir en un motor que se adapte a nuestro motor y a nuestras necesidades. Nuestros hábitos de conducción.

  • Tipos de filtros de aire

    Filtro de aire de papel o celulosa
    Este filtro es uno de los más antiguos del mercado, siendo bastante eficientes y, para multiplicar su área de contacto con el aire, disponen de varios pliegues con los que filtrar más volumen de aire. Todo ello hace que sean económicos para el comprador. La celulosa empleada en este tipo de filtro es extraída de la pulpa de la madera, lo que permite crear una capa altamente microporosa, que a su vez hace posible que el aire circule, pero no las impurezas.

    Filtro de aire de habitáculo
    Este tipo de filtro es similar en lo esencial al del motor, pero en este caso su capacidad de filtrado de partículas es incluso superior, pues debe retener polen o polvo de muy pequeño tamaño para ser realmente eficiente. Todas estas características pueden hacer que los filtros de aire se obstruyan con más frecuencia, por lo que es importante reemplazarlos en cada servicio que indique el fabricante. Esto mejora la comodidad dentro del automóvil. En este sentido, esto también afecta si conduce con frecuencia en áreas muy contaminadas o si usa el sistema de aire acondicionado de su automóvil con regularidad.

    Filtro de aire de algodón
    En este caso, aparecerán múltiples capas de algodón comprimido fijadas a una malla de metal o plástico y se volverán rígidas. Además, estas capas de algodón están engrasadas ​​para mejorar su capacidad de retener impurezas. Puede lavarse y usarse repetidamente. Los filtros de algodón son mucho más costosos que los filtros de papel y celulosa, pero son duraderos y populares en el mercado de accesorios deportivos o de alto rendimiento.

    Filtro de aire de espuma o foam
    Las principales cualidades de una espuma de poliuretano o un filtro de espuma son que tiene una capacidad de filtración muy alta y se puede lavar muchas veces. Por lo tanto, los vehículos todo terreno y los vehículos de competición también tienen una gran demanda. Este grado también se puede usar sumergiendo en aceite para aumentar el flujo de aire sin afectar la filtración de partículas.

    Filtro de aire textil
    Esta es una especie de variante avanzada de un filtro de algodón, ya que generalmente utiliza tejidos muy porosos como este material. También tiene una excelente filtración y se puede lavar para su posterior reutilización. Asimismo, se usa ampliamente para mejorar el flujo de aire y mejorar el rendimiento y los vehículos competitivos. El sonido que proporciona es excepcional, pero debe ir acompañado de una reprogramación eléctrica para que sea realmente perceptible.

    Filtro de aire de malla metálica
    Este sistema es uno de los más complejos y utiliza tres elementos principales: filtro de espuma o fibra, depósito y malla. Todos estos forman un camino complejo por el que pasa el aire las partículas gruesas quedan atrapadas en las paredes del camino y las partículas finas quedan atrapadas en la malla, aumenta la velocidad del viento y la filtración, lo que permite que las impurezas caigan en depósitos de aceite reemplazables. Del mismo modo, la limpieza es compleja y cara. Este tipo de filtro se usó ampliamente en la década de 1960, pero luego fue reemplazado por filtros de aire o filtros de celulosa más baratos y simples. En cualquier caso, los filtros de aceite todavía se utilizan en vehículos de competición y en vehículos que necesitan filtrar mucho flujo de aire debido a la gran cantidad de polvo en la suspensión.

  • Tipos de filtros de aire según su forma

    Para materiales y sistemas de filtración, se puede establecer una clasificación según cada tipo de patrón. También afecta la eficiencia y el rendimiento.

    Filtro de aire rectangular, cuadrado o cilíndrico: estos tipos de filtros son los más comunes en los vehículos actuales, especialmente en los primeros.
    Filtro de aire circular: los automóviles más antiguos y los automóviles con carburador suelen tener filtros redondos con un diámetro de 150 a 410 mm, pero los automóviles deportivos utilizan cada vez más filtros de diámetro más pequeño.
    Filtro de aire de cónico: tipo de filtro es común para los sistemas del mercado de accesorios y proporciona más flujo de aire al sistema de admisión del motor.